Maternity

El sábado pasado le celebramos a Benji su primer año de vida y la verdad es que salió todo tan bonito que definitivamente tenía que escribir un post sobre ello.

El viernes pasado fuimos a una sesión de fotos súper entretenida en la que el protagonista fue mi pequeño Benji que ya está pronto a cumplir su primer añito.

Convertirse en madre no sólo significa dar a luz un hijo y criarlo en base al amor y al respeto. Ser mamá más bien significa ser protagonista de un proceso complejo, lleno de cambios potentes tanto a nivel emocional como físico, que de alguna forma nos desordena y nos desequilibra.

Motricidad gruesa y motricidad fina, dos conceptos que si bien había escuchado antes, nunca había tenido tan presentes en mi día a día cómo hasta ahora que me convertí en mamá de un bebé que crece cada día y que por ende se desarrolla a pasos agigantados.

Cuando nuestros bebés comienzan a crecer, su motricidad también empieza a desarrollarse cada vez más, adquiriendo cada día mayores habilidades y destrezas. Es en esta etapa cuando los padres comenzamos a adquirir productos que ayuden al bebé a estar seguro y a su vez estimulen su desarrollo.

El sueño del bebé es algo que a los padres en general y sobre todo a los primerizos nos preocupa mucho. Siempre respecto a este tema nos surgen interrogantes como ¿Estará durmiendo bien? ¿Estará durmiendo la cantidad de horas necesarias? ¿Si le quito la siesta, dormirá mejor en la noche? y así suma y sigue la lista de interrogantes que nos hacemos en torno al sueño de nuestros hijos.

Cuando mi hijo nació, sabía que uno de los desafíos más grandes que iba a tener como mamá, más allá de reducir mis horas de sueño, de postergar ciertos planes o de adaptarme a un ritmo y estilo de vida diferente, era la forma de crianza que iba adoptar en todo momento para hacerlo feliz.

Si hay algo que me ha llamado la atención en este nuevo proceso de ser mamá, es la cantidad de veces que he escuchado frases (afortunadamente no de mis cercanos) en relación a "no mal acostumbrar" a los bebés a los brazos ni a la cercanía, para que no se críen demasiado consentidos.

En el post anterior de “Diario de una mamá” les comentaba como había sido mi experiencia con la lactancia y lo mucho que me ayudaron en su momento las técnicas que mi asesora de lactancia me dió. Precisamente de eso les quiero hablar en este post, de las maravillosas técnicas de lactancia que ¡uuf! si que ayudan en la etapa de amamantamiento.

Alrededor de mi quinto mes de embarazo comencé a buscar algún ejercicio que pudiera realizar y que se complementara bien con mi nuevo estado. Siempre me ha gustado realizar alguna actividad física, por lo que sentía la necesidad de encontrar algo que me motivara a moverme incluso con mi guatita.

About Me
Soy Meli, una mujer, madre y profesional de la moda.
Sígueme en mis redes
Suscríbete
Suscríbete para recibir el boletín y las notificaciones por correo electrónico para futuras publicaciones.
Suscribir
Copyright © 2019 Meli Torres