27 May 2019
maternity
Smash Cake experience: Lo que necesitas saber
byMelanie Torres

El viernes pasado fuimos a una sesión de fotos súper entretenida en la que el protagonista fue mi pequeño Benji que ya está pronto a cumplir su primer añito.

La sesión la agendamos como es habitual con “Miprimerafoto”, aunque esta vez fue muy distinta a las otras, ya que ésta fue la primera sesión de Smash cake de mi bebé y creo que de todas las sesiones que hemos hecho ésta fue la más entretenida, dinámica y cool que hemos tenido porque mi hijo disfrutó mucho el poder vivir una experiencia completamente nueva y única para él.

Agendamos esta sesión porque, como les comentaba, mi hijo está a días de cumplir su primer año (no saben la emoción que tengo en estos momentos) y no podíamos dejarlo pasar sin celebrar con algo nuevo donde él pudiera disfrutar sin restricciones de su primera torta, globos y cotillón que también se hicieron presentes en la sesión.

Pero no crean, me costó igual tomar la decisión porque pese a que me llamaba mucho la atención esta nueva tendencia, tenía algunas complicaciones con el azúcar, dado a que mi hijo nunca había comido cosas dulces excepto la fruta que le doy de postre y aunque para algunos suene exagerado, para mí era un tema. Sin embargo opté por tomar la sesión, porque primero nunca he escuchado críticas a esta tendencia y segundo porque quería que mi hijo tuviera una experiencia digna de su primer añito, algo con lo que yo sabía que iba a disfrutar. ¿Y saben? No me arrepentí en absoluto porque:

  1. La torta de la sesión estaba hecha con muy poca azúcar.
  2. Era una torta pequeña y muy blanda, ideal para que un bebé pueda comerla sin problemas.
  3. Porque ¡la pasó súper bien! gozó mucho y se notaba en su carita la alegría. Aquí les debo decir que nosotros como papás disfrutamos tanto como él de verlo tan feliz. Sinceramente creo que valió la pena.
  4. Porque me di cuenta que él, si bien comió un poco, no se llenó de torta, lo que más hizo y disfrutó fue tocar la crema, sentir esa textura completamente diferente y ensuciarse sin que nadie le dijera nada o quisiera limpiarlo. De hecho él mismo, cuando se cansó, se paró y se fue a buscar otra cosa para jugar y nosotros nos trajimos casi toda la torta a la casa, y obvio, la comimos jaja.

Si quieres hacer una sesión smash para tu bebé.

Si estás pensando en hacer una sesión de smash cake con tu bebé, aquí algunas consideraciones:

  1. Si tú hijo(a) nunca ha comido azúcar de seguro no se devorará la torta, sólo la probará y disfrutará de tocarla. Piensa en lo emocionante que debe ser para tu guagua tocar esa textura tan nueva. Además que tú hijo pruebe ese día algo más dulce no significa que querrá hacerlo todos los días. Recuerda que los hábitos son repeticiones. Mi bebé ninguno de los días posteriores me ha pedido más que su comida normal y yo tampoco le he dado nada dulce.  
  2. En cuanto a los ingredientes. Si no sientes seguridad con los ingredientes usados puedes hacer tú misma la torta con aquellos que tú decidas y con los que te sientas más segura. Puedes por ejemplo usar crema vegetal, no utilizar azúcar ni endulzante o usar merengue para la cobertura.
  3. En la sesión puedes ayudar a tu hijo a que se sienta cómodo mostrándole que tu también pruebas la torta con tu dedo, así sabrá que es para comer. Esto lo digo porque a veces los bebés se sientes desconfiados al principio, no comprenden muy bien de que se trata todo, pero una vez que entienden el juego disfrutan mucho. Mi hijo por ejemplo primero analizó, observó, y luego de a poco comenzó a probar, (no estaba tan seguro jaja), hasta que se sintió más confiado.
  4. En cuanto a la ropa. Puedes llevarle ropita a tu bebé para la sesión y complementarla con algo entretenido que tengan en el estudio fotográfico al que vayas. En mi caso yo le llevé dos jeans, algunos bodys, camisa, y una humita para hacerlo más entretenido.

De todas formas ten presente que tu bebé se va a manchar, así que de la sesión directo a la lavadora.

  1. Fíjate que el estudio o lugar dónde se tomen las fotos esté calefaccionado ahora que es invierno. En nuestro caso las fotos se tomaron en una de las piezas estudio de la casa con calefacción y luego de terminar la sesión nos pasaron un jarrito con agua tibia para limpiar las manchitas que le quedaron en la cara a mi bebé.
  2. Una vez saliendo del lugar, vuelve a abrigar a tu guagua.

De seguro tú bebé será feliz y las fotos que tendrás serán únicas porque cada bebé reacciona distinto, cada bebé, tal vez según su personalidad o su forma de ser, aplasta el pastel a su manera.

Cuando las fotos que escogimos estén listas se las mostraré. Están muy entretenidas.

¿Ustedes se animan a hacerle una sesión smash cake a sus bebés?

¡Un abrazo!

Deja Tu Comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Publicar
LOADING
Copyright © 2019 Meli Torres